NO HAY NADA QUE JUSTIFIQUE UNA VIOLACIÓN

No acostumbro a escribir en este blog sobre lo que me agrada o me disgusta. Hoy sí lo haré porque va a ser una forma de liberar la ira, el enfado, la tristeza, el asco y la frustración que siento cada vez que leo o escucho que alguien ha sido violado. Casi siempre son niños y mujeres. Me produciría el mismo repudio si fuera un hombre la victima.

Tomar el sol desnuda o semidesnuda no significa que este pidiendo una violación; que uno o veinte hombres manoseen parcial o totalmente mi cuerpo con mi consentimiento no es ningún indicio de deseo a ser violada; que mi forma de vestir o de desnudarme no es ninguna pista directa o indirecta que conduzca a una violación; que tener deseo y apetito sexual y vivirlo como me dé la gana con una o cien personas no me convierte ni en una puta, ni en una calienta bajos, ni en una guarra.

Acaso un hombre que se muscula, usa ropa ceñida, enseña sus calzoncillos llevando pantalones caídos, nos está diciendo “violarme”!!! Acaso las mujeres hacemos esa atrocidad? Acaso se nos escucha siquiera comentar ” luego dicen que los violan”? Acaso nos juntamos un grupo de mujeres para violar a un hombre entre todas?

De lo que sí que somos responsables y generadoras es de machismo y de insolidaridad con nosotras mismas apoyando comentarios y colocando las mismas etiquetas que nos otorgan algunos hombres. Deberíamos tener más cuidado con este tipo de argumentos que nos convierten a las mujeres en carne de cañón desde la infancia y a violadores y cómplices en potencia a quienes los emiten y consienten.